lunes, 29 de octubre de 2012

Las tradiciones extrañas de Halloween en Irlanda

 
Un 'jack o' lantern' hecho de un nabo del siglo 19, en el Museo de la Vida Rural en Mayo, Irlanda.
Representan las almas atrapadas en purgatorio, como en la cuenta de 'Stingy Jack'. Aunque ahora
se hacen con calabazas en los Estados Unidos, antiguamente en Irlanda usaron nabos o patatas.


América lo hizo famoso, pero muchos ya saben que Halloween tiene sus raíces en Irlanda. La influencia de la tele lo ha dejado cada vez más americanizado, pero muchas de las tradiciones principales, como las hogueras para señalar el fin del verano, siguen. Sin embargo, en una de las islas más remotas del país, la costumbre de disfrazarse se lleva todavía a extremos.

Inis Mór (Isla Grande en la lengua irlandesa) es la más extensa de las tres Islas Aran en la costa oeste de Irlanda. Los residentes del pequeño peñón una hora y medio por ferry de Galway todavía hablan irlandés entre ellos y mantienen un estilo de vida bastante distinto al resto del país. Cuando llega la noche de octubre 31, estas diferencias se enfaticen.


Allí, se disfrazan con cuidado y se mantiene el misterio por no hablar ni una palabra todo el día. El reto es asegurar de que nadie te reconozca en una isla pequeña donde todo el mundo se conoce. Las manos se ocultan con guantes, los cuellos con paja. Los hombres se visten de mujer y las mujeres de hombre.

Aquella noche, todo el mundo se va a los bares locales, donde el silencio espeluznante continúa. Nadie habla con el camarero, que recibe los pedidos escritos en trocitos de papel. Los que normalmente beben un Guinness piden una cuba libre o un whiskey para despistar a los observadores. Y para evitar levantar la máscara y dar un vistazo de la cara, todo se bebe por una pajita – incluso la cerveza.

Como cuenta el local Máirtín Ó Conceanainn: “Es bastante raro de verdad. Toda esta gente, tan bien vestido, con buenas máscaras, todo bien, todo extravagante y nadie habla.” A medianoche, todo el mundo congrega en el gran salón de la isla por un baile y finalmente se rompe el silencio cuando se dan premios para los mejores disfraces.

Muchos de los residentes empiezan a crear su conjunto meses antes. Antes de la llegada de disfraces plásticos baratos, esto implicaba bastante esfuerzo, con el curado de pieles de conejos, los cuales entonces se secaron en forma de máscaras.

La tradición de disfrazarse y mantener silencio todo el día es tan vieja, nadie recuerda de sus orígenes. “Tiene alguna conexión con los muertos, pero no sé que es” dice Ó Conceanainn. “Tal vez la visita de los muertos a la casa”. Según O’Flaherty, cuando se  lo preguntó a los ancianos de la isla, la respuesta fue siempre: “Siempre lo hemos hecho aquí.”

3 comentarios:

  1. ¡Que interesante!. No sabía nada de esto. Saludos. Te voy a enlazar con un artículo (muy básico)sobre Halloween que escribí en mi blog.

    ResponderEliminar